¿En qué permanezco? (Marilina R.)

¿Permanezco en mis criterios y argumentos o en Cristo?

“Dijo entonces Jesús a los judíos que habían CREIDO: si vosotros PERMANECÈIS en mi PALABRA seréis VERDADERAMENTE mis DISCIPULOS.”(Juan 8:31)

Al comienzo el pasaje dice “los judíos que habían creído”, el mensaje hace énfasis en los que “creyeron”, si ellos permanecían en la palabra de Dios, serían verdaderos discípulos de Cristo. Reflexionando en esta palabra, mi corazón se ve descubierto, porque la palabra me dice que para permanecer, primero debo creer. Permanecer es la consecuencia de lo que creo, y cuando decido creer, eso se refleja en la forma de actuar (disposición de corazón). Si yo primeramente CREO, mi corazón estará disponible para caminar en la verdad de Dios, aunque me cueste, a pesar de las limitaciones que pueda tener, si creo la verdad de Dios esto será mi meta, mi camino.

“Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios” (Hebreos 12 : 2)

¿En qué debo creer para poder permanecer? Debo creer en la verdad de Dios y esto me llevará a permanecer en Cristo. Si creo en mis criterios o en lo que pienso, permaneceré en mi yo, lo cual me conducirá muchas veces a vivir en la carne, viendo mis limitaciones. Si creo que puedo hacer algo según mi criterio, estaré caminando de acuerdo a mis argumentos.

Necesito permanecer en su Verdad y para ello primeramente debo creer que él hizo de mi una nueva criatura, que soy su hija y debo seguir sus pasos, caminando en su Verdad, dejando de mirar mis miedos o incapacidades. Tengo que escuchar a Dios, saber esperar y disfrutar de cada cosa en la que soy desafiada a vivir en Él y para Él, para así no caer en la incredulidad. Debo entender que no es con mis fuerzas sino con su verdad, aquella que me lleva a permanecer en Él.
El desafío es NO dejar de creer para PERMANECER en el Señor. Hebreos 12:2

DECLARACIÓN DE JESUCRISTO EN

San Juan 19:30
Vemos la obra completa de la cruz, cuando Jesús pronunció estás palabras “consumado es”, en ese acto él se entregó para cumplir todo lo escrito en la Biblia, cumpliendo así su propósito y la voluntad de Dios en la tierra. Imagino a Jesús diciendo; lo hice, llegué, lo logré, pude cumplir, dí todo por salvar a mí familia, a mí iglesia, aquí estoy por completo, te entrego todo de mí, por amor y en obediencia.
Una entrega total, dándose a sí mismo por todos, por mí, y con completo amor.

Apocalipsis 21:6
Después de dar todo, el Padre lo exaltó, y ahora que todo está hecho, en Él encontramos la fuente inagotable de vida, esta fuente de vida que quiere correr por nuestras venas, llenando nuestra vida de esperanza, fuerzas para luchar y permanecer, y luz para reflejar la vida abundante que tenemos en él, porque todo ya “está hecho”, porque el pago el precio y ahora solo tenemos que abrazar está verdad y caminar en ella.
El que salga vencedor heredará todas las cosas, y yo seré su Dios y él será mi hijo.

Apocalipsis 21:7
Cuando le doy todo de mí, el Señor se glorifica. La victoria la tengo ganada sí estoy en Jesús, él ya lo hizo, mí meta es estar en él, ser su hija y el mí Dios.

 

Deja un comentario